chatChat   BuscarBuscar   MiembrosMiembros   Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios   RegistrarseRegistrarse 
 PerfilPerfil   Entre para ver sus mensajes privadosEntre para ver sus mensajes privados   LoginLogin 




Bienvenido a mi foro
Escoltas en el País Vasco

 
Publicar nuevo tema   Responder al tema Portal » Foros de discusión -> Escoltas Privados
Ver tema anterior :: Ver tema siguiente  
Autor Mensaje
VigilantesdeSeguridad
Jefe de Seguridad

Jefe de Seguridad


Registrado: 11 Ene 2009
Mensajes: 278
Ubicación: http://vigilantedeseguridad.mforos.com



MensajePublicado: Dom Ene 11, 2009 8:02 am    Asunto: Escoltas en el País Vasco Responder citando

J.P. nació hace 31 años en Faro (Portugal) y trabaja desde hace dos en el País Vasco como escolta, su vocación: «proteger a la gente». Guardaespaldas de Yolanda Couceiro, presidenta de la plataforma España y Libertad, que regenta una boutique en Bilbao, él y su compañero realizaban un servicio de vigilancia el pasado martes en la calle María Díaz de Haro cuando se les presentó lo que califican como «gajes del oficio». Era la una y cuarto de la tarde y empezaron a escuchar una alarma. «Nos llamó la atención por la hora», recuerda J.P., que habla con marcado acento portugués.
En realidad, lo que se oía en toda la calle era un timbre que los dueños de un antiguo estanco colocaron en la trastienda como rudimentaria medida de seguridad para avisar a los comercios colindantes de la presencia de un ladrón. Azucena, la estanquera, tuvo el valor y el «tiempo» suficiente para reaccionar cuando un individuo, que se tapaba el rostro con una capucha para no ser reconocido, entró en el pequeño establecimiento de madera, le enseñó una navaja y le advirtió de que se trataba de un atraco.
La mujer, que lleva once años vendiendo tabaco, dio un paso hacia atrás, cerró la puerta de golpe y apretó el timbre. «Pude hacerlo porque no tuvo en ningún momento una actitud agresiva, si me llega a coger... no hubiera podido». Al escuchar la señal, acudieron en su auxilio la farmacéutica y el dueño de una droguería cercana. El ladrón «se asustó y se marchó andando tranquilamente entre la gente». Hasta que Azucena empezó a gritar: «¡El de la mochila, el de la mochila! ¡Cuidado, que va armado!». El atracador echó a correr.
En ese momento intervino en la escena J.P. Le divisó desde el otro lado de la calle y salió tras él. «Iba quitándose la sudadera para disimular, la metió en la mochila y se quedó en manga corta». Le llevaba 40 metros de ventaja, pero J.P., cuyo trabajo le obliga a mantenerse en forma, logró darle alcance y le agarró del brazo. El joven, de 29 años, intentó zafarse, y el escolta le hizo «una llave» para reducirle. «Yo no he hecho nada, ¿quién eres?», se resistía. El guardaespaldas le empujó hasta el estanco que había intentado asaltar para que la dependienta «le identificara». Al verle, la mujer dijo que le había amenazado con una navaja, pero que no había conseguido robarle nada, «y me dio las gracias». El ladronzuelo pidió a la mujer perdón y «que le dejara marchar».
En ese momento pasaba por la calle una patrulla de la Policía Municipal y J.P. les requirió. La estanquera había llamado al 112, pero la llamada se cortaba una y otra vez. El delincuente, identificado como A.G.A., fue detenido por los policías locales, que le decomisaron una navaja de ocho centímetros de filo.
«Miedo a represalias»
«La llevaba guardada, pero en ese momento no lo piensas», dice al ser preguntado por el riesgo que podía haber corrido. «Estamos para proteger a una persona y para colaborar con las fuerzas de seguridad», responde a las críticas de exceso de celo. Al llegar a este punto, J.P. eleva el tono. «Dicen que somos todos unos matones, pero entre nosotros hay profesionales, gente con cursos en Israel, con carrera universitaria: un enfermero, un profesor de historia... que están trabajando de escoltas. A veces nos juzgan a todos por cosas que cometen algunos».
No es la primera vez que el joven se «juega el pellejo». En su currículum figura una «mención honorífica clase A» por su intervención en el incendio de un edificio de Granada en el que trabajaba como vigilante en agosto de 2006. «Desalojé a todos los vecinos, les fui llamando puerta por puerta en medio de explosiones de gas. Cuando llegaron los Bomberos, sólo quedaba dentro una anciana impedida», se enorgullece.
En esta ocasión ha recibido la felicitación de su empresa, Ombus, de su protegida y de algunos compañeros. Se da por satisfecho. «La gente pasa de todo, tiene miedo a represalias. Ven que unos chavales están pegando a otros a la puerta de una discoteca y nadie se mete», protesta.

Fuente : [url] http://www.elcorreodigital.com/vizc[....]corri-tras-hice-llave-20081228.html

Volver arriba
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor
Mostrar mensajes de anteriores:   
Publicar nuevo tema   Responder al tema    Portal » Foros de discusión -> Escoltas Privados Todas las horas son GMT
Todas las horas son GMT
Página 1 de 1


Cambiar a:  
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro



Mapa del sitio - Powered by phpBB © 2001, 2007 phpBB Group

Foro gratis | foros de Webmasters | | soporte foros | Contactar | Denunciar un abuso | FAQ | Foro ejemplo